cómo saber si tengo depresión

¿Cómo saber si tengo Depresión?

Todos pasamos por periodos en los cuales nuestro ánimo decae y es normal no podemos estar felices todo tiempo, es parte de nuestra esencia humana.  No todo “bajón” en el ánimo provocará una depresión. Sin embargo, cuando se trata de una tristeza profunda, desesperación y/o un sentimiento de vacío, y genera un malestar o deterioro persistente y clínicamente significativo en el funcionamiento de la persona con respecto a su estado anterior, se debe sospechar de la presencia de un trastorno depresivo.

¿Cómo saber si tengo depresión? Este artículo te dará algunas pistas para abrir la sospecha, sin embargo, debes saber que la depresión es una enfermedad, y como tal debe ser diagnosticada por un especialista.

Qué es la Depresión

Según la OMS, la definición de depresión es la siguiente:

“La depresión es un trastorno mental frecuente, que se caracteriza por la presencia de tristeza persistente, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración”.

La depresión no sólo afecta las emociones, también afecta la esfera cognitiva, corporal y la conducta de quienes la padecen. Por lo tanto, no es raro que te cueste realizar actividades cotidianas que antes realizabas sin ningún problemas, te puedes llenar de sentimientos de culpa, de ruina y desesperanza; incluso puedes llegar a pensar que la vida no tiene sentido.

La depresión es una enfermedad! no es una debilidad. Como psiquiatra estoy cansada de escuchar dichos como “La depresión no existe”,  “Todo depende de tu voluntad”, “Es flojera para no hacer nada”, etc. A las personas que dicen esto les pregunto si les dirían a una persona que tiene neumonía que la neumonía no existe, que tiene que salir adelante sola, que sólo basta con su voluntad. Es absurdo pensar siquiera en decirlo, pues todos sabemos que la neumonía se trata de una enfermedad que requiere tratamiento para curarse. Pues bien, la depresión es una enfermedad como cualquier otra y, por lo tanto, también requiere de tratamiento para que las personas se puedan sanar.

Según datos del MINSAL, la depresión tiene una prevalencia de alrededor del 10%, es dos veces más frecuente en las mujeres que en los hombres, explica el 40% de todas las licencias médicas en Chile y más de la mitad de las muertes por suicidio se deben a depresión. Esto nos indica que la Depresión no sólo es una enfermedad, sino que en Chile es una enfermedad de muy alta prevalencia y provoca graves problemas en la población, es por esto que fue ingresada al GES, como una enfermedad prioritaria.

Síntomas de Depresión: 3 indicios clave

La depresión afecta 3 grandes áreas:

  1. Afectividad. Aparece una profunda tristeza vital que no es pasajera, persiste por lo menos 2 semanas y se acompaña de una serie de sentimientos como: sentir que son insuficientes, que no se la pueden, ideas de autodesprecio, hay un pesimismo generalizado a todas las áreas de su vida, también puede haber una sensación de vacío afectivo (Dra, es como si no tuviera emociones), nada les motiva y son incapaces de tomar decisiones, existe una pérdida de la capacidad de disfrutar que llamamos anhedonia. Todo esto suele acompañarse de gran angustia, sobretodo matinal, la cual tiende a ser paralizante. Además es muy frecuente que exista una alteración de la temporalidad, es como si la vida estuviera detenida o avanzara más lento que en el resto de las personas, las personas generalmente están dirigidas hacia el pasado y les cuesta hacer planes hacia el futuro.
  2. Psicomotora o corporalidad. Es posible observar que existe un cambio en la expresión facial, sobretodo en los casos más graves: las personas depresivas tienden a tener la mirada fija, a muchos se le forma una arruga en la frente en forma de omega, desciende la comisura de los labios y tienen escasa mímica. Es frecuente que se encuentren constantemente fatigados y que se les altere el sueño ya sea con insomnio o con despertar precoz antes de que suene la alarma del despertador. También se altera la alimentación, ya sea con pérdida del apetito o aumento de éste.
  3. Cognitiva. Se produce una inhibición psíquica, es decir, el pensamiento se vuelve lento, hay fatigabilidad intelectual fácil, se altera la memoria y disminuye la capacidad de poner atención y concentrarse. Pueden aparecer ideas recurrentes de culpa por distintas cosas, si bien existen personas culposas, estos pensamientos se vuelven excesivos. Los pacientes pueden presentar pensamientos hipocondriacos y pueden llegar a creer que está todo arruinado, que no hay solución a los problemas e incluso pueden llegar a pensar que la única solución sería morir. Cuando las depresiones son muy graves pueden aparecer ideas psicóticas que están fuera de la realidad e incluso pueden llegar a tener alucinaciones y delirios.

Causas de la Depresión

Lo que ocurre en la depresión es que se altera la química del cerebro de la persona que la padece, en especial de unas sustancias llamadas neurotransmisores. Estos se encuentran naturalmente en el cerebro pero cuando ocurre una depresión se alteran sus concentraciones y sus funciones, lo que a su vez altera los circuitos neuronales relacionados con el estado de ánimo. Todo este desorden en la química del cerebro genera los síntomas de la depresión que les expliqué anteriormente.

Luego, surge la interrogante de ¿Por qué se produce la depresión en una persona? o  ¿Por qué se produce esta alteración química en su cerebro? , pero la respuesta no es tan simple, generalmente es un conjunto de factores que la explican:

  • Herencia: La depresión es más frecuente en las personas cuyos parientes consanguíneos también tienen este trastorno. Los investigadores están buscando genes que puedan intervenir en el origen de la depresión. No toda persona con antecedentes familiares va a desarrollar una depresión, lo que se hereda es una predisposición. 
  • Estresores ambientales: muchas depresiones son desencadenadas luego de que ocurra un evento estresante como por ejemplo, luego de un despido o luego de una separación de pareja, entre otros. ¿Por qué no todas las personas se deprimen luego de un evento estresante? La respuesta es porque existen personas más vulnerables emocionalmente.
  • Rasgos de personalidad: Hay personas que tienden a ser más susceptibles que otras a deprimirse, dado que su personalidad se ha construido en un ambiente de mayor estrés, como una crianza difícil o por la presencia de eventos traumáticos durante su desarrollo.
  • Desequilibrio hormonal. Pueden aparecer síntomas depresivos en algunos trastornos hormonales como el hipotiroidismo o en el periodo perimenopáusico, entre muchos otros trastornos. Por esto no te extrañes que muchas veces tu médico solicite exámenes al momento de diagnosticar una depresión, es necesario descartar causas orgánicas.
  • Abuso de alcohol o de otras drogas recreativas pueden producir síntomas depresivos. Se ha visto que en los alcohólicos se produce un síndrome depresivo gatillado por el abuso de alcohol, aunque no existan otros desencadenantes. Esto se produce porque las drogas también alteran la química del cerebro.
  • Antecedentes de otros trastornos de salud mental como por ejemplo: Trastorno bipolar, esquizofrenia, trastornos alimentarios, trastornos de personalidad, trastornos de ansiedad, etc. Todos estas enfermedades pueden asociarse a una depresión con mayor frecuencia que en el resto de la población sin patología psiquiátrica.
  • Medicamentos. Ciertos medicamentos se han asociado a la presencia de síntomas depresivos como por ejemplo algunos medicamentos para la hipertensión arterial, algunos medicamentos para dormir o los corticoides, por nombrar algunos. Siempre consulta con tu médico si tienes dudas acerca de los fármacos que tomas, nunca suspendas por tu cuenta.

Diagnósticos diferenciales

Es importante dejar en claro que a veces las personas pueden tener síntomas depresivos sin que ello constituya una depresión. Hay varios cuadros psiquiátricos que pueden tener algunos síntomas depresivos sin que por ello se transformen en una depresión.

  • Esquizofrenia. Sobretodo en el comienzo de la enfermedad es frecuente ver que los pacientes tiendan a aislarse, se sientan desconfiados de su entorno, se sientan triste sin saber la causa. Esto no quiere decir que tengan una depresión aislada, sino más bien se trata de la presencia de algunos síntomas depresivos dentro de su esquizofrenia.
  • Trastorno Bipolar. Los pacientes bipolares fluctúan entre periodos depresivos y periodos de exaltación del ánimo. Por lo tanto los síntomas depresivos aquí se encuentran formando parte de otra  enfermedad.
  • Trastorno esquizoafectivo. En palabras simples, se trata de pacientes que presentan síntomas afectivos como bajo ánimo o exaltación del ánimo, en conjunto con síntomas psicóticos como los que presentan los pacientes esquizofrénicos.
  • Distimia. Se trata de una patología crónica en la cual durante al menos 2 años las personas tienen síntomas depresivos, pero estos no alcanzan a cumplir los criterios para diagnosticar una depresión.
  • Trastornos adaptativos. Son aquellos síntomas depresivos que aparecen luego de que un evento estresante los gatilla, sin alcanzar a constituir todos los criterios para diagnosticar una depresión, como por ejemplo separarse, cambiarse de domicilio, cambiarse de trabajo, etc. Todo esto genera una dificultad de las personas para adaptarse a estos cambios y eso provoca la aparición de síntomas depresivos aislados.
  • Duelo. Es esperable que luego del fallecimiento de una persona querida aparezcan sentimientos de tristeza y dolor, sin que eso sea una depresión. Como dijimos antes, el sufrimiento es inherente a la humanidad.
  • Trastorno de personalidad limítrofe. En general ocurre inestabilidad afectiva, cambiando distintas emociones de manera brusca. No se trata de un ánimo persistentemente deprimido como en la depresión.

Cómo se diagnostica la Depresión

  • Evaluación psiquiátrica. El profesional de salud mental te realizará preguntas acerca de tus síntomas, tus pensamientos, tus sentimientos y tus patrones de conducta. Es posible que te pida que completes un cuestionario para ayudar a responder estas preguntas.
  • Observación clínica: no sólo se analizan las palabras, también es importante observar ciertos signos físicos que podrían dar cuenta de una depresión
  • Exámenes de laboratorio. Varios psiquiatras solicitan un chequeo de laboratorio para descartar que no exista una causa orgánica que esté provocando los síntomas depresivos.
  • Finalmente se deben cumplir unos criterios que finalmente dan el diagnóstico de depresión. Mundialmente se utiliza el DSM V para objetivar los síntomas, pero también existen otros como el CIE-10 que es utilizado por el sistema público en Chile.

Conclusiones: Cómo saber si tengo Depresión

Como puedes ver, la depresión es una enfermedad compleja, que puede llegar a ser muy grave si no se trata. Las personas pueden llegar a sentirse muy infelices o tristes sin saber por qué, lo que les afecta no sólo de manera individual, sino que también afecta a todo su entorno familiar.

¿Cómo saber si tengo depresión? Si después de leer este artículo piensas que podrías tener depresión, te invito a llenar este test de Depresión. 

Si después de llenar el test sigues pensando que podrías tener depresión, te sugiero que consultes al Psiquiatra. No dejes de consultar, recuerda que tu recuperación no depende sólo de tu voluntad, requieres hacer un tratamiento para mejorar.