tratamiento de la depresión

Tratamiento de la Depresión

La depresión es un trastorno del ánimo que se caracteriza por la presencia de tristeza persistente, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración.

Generalmente, lo que siente una persona con estos síntomas dependerá del grado de severidad, por lo tanto debes saber que las depresiones pueden ser leves, moderadas y severas.

¿Cuáles son los síntomas de depresión? ¿Cómo puedes reconocerla?

Los síntomas de depresión siempre incluyen una tristeza que se prolonga por al menos dos semanas y pérdida de la capacidad de disfrutar de actividades que antes le eran placenteras a la persona. Acompañado de síntomas físicos como falta de energía, fatiga, alteraciones del sueño y del apetito; además de alteraciones cognitivas como falta de concentración y trastornos de la memoria.

Para profundizar en este tema puedes consultar el artículo “¿Cómo saber si tengo depresión

Es fundamental diagnosticar esta enfermedad a tiempo, ya que puede ser progresiva y llegar a tal nivel de gravedad que los pacientes presenten ideas suicidas o psicosis.

La depresión es una enfermedad que tiene un tratamiento bien estandarizado ya que se ha estudiado por años cuál es la mejor forma de abordarla según su nivel de gravedad. Por esto no dudes en consultar si piensas que tienes los síntomas de un cuadro depresivo. Está en tus manos poder sentirte mejor!

Tratamientos de la depresión según la severidad

Tratamiento de la depresión leve

En este tipo de cuadros depresivos, el tratamiento de elección por su alta efectividad es sin duda, la clínica de apoyo.

Este método incluye educación, intervenciones psicosociales, consejería, guías de autocuidado y realizar actividad física 30 minutos diarios durante 5 días a la semana. 

En este tipo de depresión no se requiere tratamiento farmacológico, a no ser que ayude a tratar otros síntomas sobrepuestos, como por ejemplo, la ansiedad.

Tratamiento de depresión moderada

Cuando la gravedad va subiendo y se llega a una depresión moderada, sumado al tratamiento anterior de apoyo clínico, se debe agregar tratamiento farmacológico con antidepresivos.

Tienes que tener en cuenta que no existen variaciones entre la efectividad de los fármacos antidepresivos, es decir, ninguno ha demostrado ser mejor que otro y su eficacia depende de la respuesta paciente a paciente. Es por esto que quizás sertralina es el mejor fármaco para un paciente X, pero para un paciente Y la mejor alternativa sería venlafaxina.

Preferentemente se ocupan los inhibidores selectivos de la recaptación de Serotonina (sertralina, fluoxetina, paroxetina, escitalopram, etc) no porque sean más efectivos que otros antidepresivos, sino más bien porque son los que se ha demostrado que presentan el menor riesgo de presentar efectos adversos.

Para seleccionar un fármacos, el psiquiatra tratante tendrá en cuenta factores alternos como si existió o no tratamiento previo, la adherencia al mismo, así como las enfermedades crónicas que pudiesen existir en el paciente y sus preferencias.

Una vez que inicias el tratamiento debes tener paciencia porque el fármaco debe alcanzar un nivel en tu cerebro para comenzar a actuar y eso se logra generalmente después de las primeras 2 o 3 semanas. Mientras más ordenado seas con la ingesta de los fármacos, más pronto alcanzarás ese nivel de acción. 

Tratamiento de depresión severa

Por otra parte, la depresión severa requiere de una mayor atención por parte no solo del psiquiatra, sino también de familiares y cuidadores que conviven con el paciente afectado.

El tratamiento en este grupo de pacientes incluye todas las estrategias antes expuestas: apoyo clínico y farmacoterapia. Además, si bien siempre se recomienda asociar psicoterapia al tratamiento de la depresión, en este grupo es fundamental que el paciente paralelamente lleve a cabo una terapia psicológica. 

Todo lo anterior es necesario ya que una depresión severa es una enfermedad de cuidado porque generalmente se asocia a pensamientos suicidas y, por lo tanto, requiere de un tratamiento integral e intensivo. 

Tratamiento de casos especiales

A continuación les comento a grandes rasgos en qué consiste el tratamiento de la depresión psicótica y de la depresión refractaria a tratamiento.

Depresión Psicótica

Se le llama depresión psicótica a aquella depresión que se acompaña con delirios o alucinaciones. Es un cuadro bastante raro, pero de presentarse debes consultar a la brevedad ya que es un tipo de depresión grave y su evolución puede ser muy desfavorable si no recibe tratamiento.

Según los ensayos practicados en centenares de pacientes diagnosticados bajo este tipo de trastorno depresivo especial, se ha descrito una efectividad óptima con el uso combinado de antidepresivos y antipsicóticos con un tratamiento a largo plazo que determinará el psiquiatra una vez que evalúe cada caso, siendo importante no automedicarse para no empeorar el cuadro.

Depresión Refractaria

Es aquel tipo de depresión que no responde a tratamientos convencionales según la gravedad, siendo necesario recurrir a estrategias farmacológicas y no farmacológicas para optimizar el tratamiento

Lo primero que se debe hacer es asegurarse de que el paciente toma bien los fármacos y que éstos se estén absorbiendo bien. Se debe llegar a dosis máxima tolerada y si eso no es suficiente, entonces existen muchas otras estrategias como: cambiar a otro antidepresivo, asociar otro antidepresivo, optimizar el tratamiento con litio u hormona tiroídea, asociar medicamentos antipicóticos, etc. Incluso hay casos severos de alto riesgo suicida en que se recurre a terapia electroconvulsiva con muy buenos resultados.

La estrategia a utilizar no está estandarizada y se evalúa caso a caso.

¿Qué significa potenciar el tratamiento con litio?

Como su nombre lo indica es la asociación de litio en aquellos cuadros depresivos que no respondan a tratamientos antidepresivos de distinta índole. 

Igualmente hay terapias alternativas para la depresión como es la potenciación con hormona tiroidea, la cual ha demostrado tener muy buenos resultados en pacientes que no mejoran con medicamentos usuales de este cuadro, siempre y cuando no se posea hipotiroidismo como enfermedad de base.

¿Qué pasa si se combinan dos antidepresivos?

Las combinaciones y potenciaciones han demostrado buenos resultados pero se debe saber en qué tipo de casos es válido hacerlo y, la persona indicada para asegurarse del buen uso de los medicamentos será tu psiquiatra. 

Tratamiento electroconvulsivante en la depresión

Este es un tipo de tratamiento al que se recurre sobre todo en adultos con depresión severa que no responde a ningún tipo de tratamiento electivo.

Generalmente está indicado cuando hay una gran proporción de riesgo vital para la persona misma, como también para su entorno cercano;  ya sea por ideación suicida o por otros conceptos como las psicosis añadidas al cuadro depresivo.

¿Son útiles los tratamientos no farmacológicos  en la depresión?

Si en este momento piensas que estás padeciendo de un trastorno depresivo, debes consultar al médico para iniciar tratamiento a la brevedad. Sin embargo, no debes quedarte esperando en casa que hagan efecto los medicamentos. Tienes que tener una actitud activa en tu recuperación. A continuación te cuento acerca de algunas medidas que puedes adoptar para comenzar a ayudarte. 

Medidas de autoayuda para vencer la depresión

Haz un plan de tu día a día

Cuando te das cuenta que algo no va bien con respecto a tu ánimo y tiendes a pasar mucho tiempo sumergido en pensamientos depresivos, lo primero que debes hacer es intentar activarte y esto se logra realizando una rutina diaria de actividades que te mantengan ocupado. Anda trazándote metas, ya que al irlas cumpliendo mejorará tu autoestima y te sentirás mejor contigo mismo. Te recomiendo lo siguiente: 

  • Haz un listado con tus actividades del día, si no puedes solo pide ayuda a alguien de tu familia.
  • Ten el listado siempre a la mano
  • En esa lista, pon una actividad agradable para tí, diaria.

Ten el control del estrés

  • Considera importante solo un problema al día. ¡No te asfixies!
  • Consigue unos minutos para compartir contigo. El recurso más a la mano son los ejercicios de respiración consciente, también minfulness, yoga, meditación, etc. Trata de traer tu mente al presente
  • Reconoce cuando haz llegado a tu límite y no seas tan autocrítico.

Haz espacio para los ejercicios

  • Haz 30 minutos de ejercicios donde tengas aire fresco y luz natural
  • El ejercicio físico te dará mayor energía y lo más importante, mejorará tu ánimo
  • Si no sabes qué ejercicio hacer, consulta con tu médico para que te de ideas acorde con tu condición. 

La clave es la higiene del sueño

  • Cumple un horario nocturno para tu sueño
  • Relájate antes de ir a la cama con música o yoga.
  • Evita las siestas en la tarde, ya que agravan tu rutina nocturna
  • Evita sustancias que puedan alterarte como la cafeína, el tabaco y el alcohol.

Aliméntate Bien

  • Los alimentos son el combustible de nuestro cuerpo, por lo tanto elige alimentos ricos en frutas y verduras, incorpora grasas saludables y superalimentos que han demostrado un efecto beneficioso en el ánimo como el cacao, nueces, chía y linaza. Toma bastante líquido y pregunta a tu médico por algunos suplementos alimentarios. 

Terapias psicológicas como tratamiento para la depresión

Dentro de los tratamientos para la depresión que no se centran directamente en medicamentos ni en autoayuda, están las terapias psicológicas.

Estas terapias han sido diseñadas especialmente para pacientes con diagnóstico de depresión en todos sus grados, con el fin de revertir el diagnóstico y además reducir al mínimo la probabilidad de nuevos episodios en tiempos posteriores. 

Terapia cognitivo conductual

Este tipo de terapia va centrándose en modificar los pensamientos negativos por conductas positivas, lo que va contribuyendo a disminuir la tendencia a la depresión y mantener estrategias estabilizadoras del ánimo. 

Si estás bajo un cuadro depresivo moderado o severo, tendrás que aplicarte de 16 a 20 sesiones, tratamiento que durará varios meses pero todo dependerá de la evolución que vayas teniendo según tu caso.  

Terapia interpersonal

Por su parte, esta es la terapia que ayuda a pacientes depresivos a identificar cuáles son los problemas que lo llevan a agravar su cuadro, sus debilidades y fortalezas.

También es óptimo cuando se trata de mejorar relaciones con familia, amigos y compañeros del entorno.

En caso de que con la terapia conductual ni con la terapia interpersonal, el paciente mejore su depresión, se debe proceder a una terapia de pareja, si la tiene y así tratar a ambos, pues el origen puede venir de allí.

Cada una de estas terapias son proporcionadas por especialistas psiquiátricos o psicólogos, donde se han demostrado resultados muy satisfactorios.

Musicoterapia para la depresión

La evidencia médica ha llevado a cabo distintos ensayos para comprobar la efectividad y los resultados de la musicoterapia en la depresión y la tendencia a la buena evolución. 

Si bien, la demostración presenta mejores resultados cuando la musicoterapia, se combina con psicoterapia y medicación en los casos de depresión mayor o simplemente con consejería de apoyo si se trata de una depresión leve

Además resulta una gran opción por ser indemne a otras enfermedades de base que tenga el paciente y por poder hacer una relación perfecta con las interacciones de la sociedad y una gran participación de todo el entorno.

La musicoterapia en la depresión en conjunto con el tratamiento habitual del cuadro depresivo se hace preferencial en muchos casos ya que no denota efectos adversos ni de empeoramiento.

A pesar que en ciertos casos puede no haber diferencias notorias, en otra proporción de situaciones depresivas si se han destacado resultados favorecedores en la evolución, es por esta razón que aún se estima como un tratamiento con nivel de evidencia baja pero igualmente en consideración.

 Para ver mayores beneficios con la musicoterapia en la depresión es indispensable la participación activa y no es necesario tener aptitudes de música pero sí se requiere tener la motivación para lograr el objetivo de superación.

Conclusiones

Recuerda que no debes confundir la tristeza simple con un cuadro depresivo en su totalidad, pues la primera se asocia a una experiencia o situación específica, mientras que la depresión y los trastornos del ánimo, suponen una mala regulación de las emociones y de la conducta por un tiempo prolongado

Estar con un cuadro depresivo implica un conjunto de signos y síntomas que hacen su centro en la apatía y la tristeza pero que por suerte, tiene tratamiento que de acuerdo a su adherencia pueden ser bastante beneficiosos.

El mejor tratamiento es aquel que es ajustado a los requerimientos de cada paciente, intentando en lo posible que sea integral, ya que en su conjunto, todos los tratamientos se potencian llegando a resultados de manera más rápida y satisfactoria. 

Lo más importante para superar una depresión, sea cual sea su grado, es primeramente aceptarla, luego recurrir a ayuda profesional y cumplir específicamente con todos los consejos otorgados por el médico tratante, siendo fundamental tu actitud. El protagonista del tratamiento eres tú y, por lo tanto, tú eres el principal gestor de tu bienestar.

¡La recuperación estará a unos cuantos pasos de tu motivación por lograrla!