¿Estás siendo víctima de la depresión postparto? Ahora sabrás ¿de qué se trata y cómo combatirla?

La depresión postparto también conocida como depresión perinatal, generalmente ocurre por ser un período en el que te encuentras con mayor vulnerabilidad a pesar de ser un momento de emociones positivas y aunque no lo creas, suele ser una de las situaciones más frecuentes cuando de depresión se trata.

Aprende todo acerca de este tipo de cuadro depresivo, por qué se da y cómo puedes vencerla satisfactoriamente.

¿Qué es la depresión postparto? ¿Cómo ocurre?

Este trastorno se define como un evento de depresión mayor o menor que tiene inicio ya sea en el embarazo (perinatal), o en el período inmediatamente después del parto (postparto).

Se presenta con constantes cambios de emociones a los pocos días del parto que suele resolverse espontáneamente, es decir sin necesidad de tratamiento.

Las diferencias entre la depresión perinatal y la depresión postparto radican en el tiempo de aparición con relación al embarazo.

Cuando el cuadro depresivo aparece hasta 6 semanas posteriores al parto, se clasifica como depresión postparto, pero si los síntomas comienzan desde el embarazo hasta las 4 semanas posteriores al parto, se incluye dentro del diagnóstico de depresión perinatal.

¿Cómo saber si se trata de una depresión perinatal o una depresión postparto?

Si bien, los síntomas entre cada una de las depresiones pueden variar entre trastornos de humor y trastornos depresivos, respectivamente.

La mayor parte de los síntomas de depresión postparto se centran en irritabilidad, périda del placer, alteraciones del apetito, sentimientos de culpa, desesperanza, baja autoestima y pérdida de la libido.

A pesar que son síntomas que no difieren de cualquier otro cuadro depresivo, en estos episodios se ve inmiscuida la maternidad y sobre todo, sentimientos de culpa por considerarse “una madre no adecuada” o también sentirse incapaz para asumir el rol de madre pudiendo llegar a tener pensamientos dañinos hacia el bebé, siendo una crisis que requiere mucha atención por parte de quienes rodean a la madre.

La ansiedad y los sentimientos de rechazo hacia el recién nacido son típicos en este tipo de depresiones, tanto perinatal como postparto. Si se trata de una depresión grave, la ideación suicida puede llegar a formar parte del cuadro que igualmente puede agravarse con sentimientos de suicidio ampliado hacia el hijo solo por pensar que se quedaría solo tras su propia muerte.

¿Las emociones son drásticas durante la depresión postparto?

Los síntomas emocionales en este trastorno generalmente suelen ser estables, pero se han estimado cambios más drásticos en el primer y tercer trimestre.

Con mayor frecuencia, la depresión postparto describe que estos últimos son los trastornos que cuando comienzan en el puerperio, tienden a tener una evolución más larga, severa y con mayor porcentaje de cronificación.

Muchas de las mujeres que cursan con este cuadro depresivo, han llegado a cursar alrededor de 6 meses y 2 años con síntomas de depresión que se van agotando progresivamente con el pasar del tiempo.

Así mismo estos cuadros de depresión suelen generar un importante impacto en la embarazada, lo que hace que no quiera asistir a los controles con el médico, tener mala adherencia a las indicaciones médicas, abuso de sustancias tóxicas, afectando de esta manera los resultados obstétricos y pudiendo conllevar a muchas complicaciones.

¿Qué pasa en la mujer deprimida una vez que pasa el parto?

La madre puede tomar actitudes no saludables para con el recién nacido. Verás que puede impedir de cualquier modo la lactancia materna, las rutinas de sueño, así como las consultas recurrentes que debe seguir con el pediatra, sin dejar de lado que rechaza los afectos que fortalecen la relación madre-hijo, siendo todas estas, conductas propias de una mujer con depresión postparto.

Al no haber una afectiva relación madre-hijo, de manera saludable, se puede ver una madre con pensamientos ansiosos y un vínculo inseguro, dificultando el estímulo y las actividades exploratorias en el bebé, además de la integración a su entorno.

Y si el trastorno depresivo se hace crónico por más de 2 años, los efectos repercutirán en un deficiente desarrollo cognitivo, pudiendo llegar a afectar directamente el lenguaje y el coeficiente intelectual, respectivamente; con mayor frecuencia en los varones, según estudios realizados.

¿Cómo se puede saber si tengo probabilidad de padecer depresión postparto?

Existe una gran diversidad de factores de riesgo, los cuales pueden incrementar la probabilidad de padecer depresión postparto o perinatal. Se sabe que este cuadro de depresión se origina de forma multifactorial, teniendo también que ver en muchos casos, la carga genética asociada a este trastorno por el gen transportador de la serotonina, hormona de la felicidad.

No obstante, aparte de los factores biológicos, también influyen factores psicológicos y ambientales en la aparición de este cuadro. Si bien, dentro de los factores biológicos, los principales efectos que hacen estresar a la mujer y que predominan ante la presencia de la depresión suelen ser el embarazo y el parto, asociados a cambios propios de la maternidad, como los cambios de humor repentinos, los cuales pasarán a ser depresivos en las mujeres con mayor susceptibilidad.

Por muchos estudios se sabe, que la caída de los niveles de estrógenos en la mujer provoca una importante asociación con síntomas de depresión y como el embarazo, es el principal evento con caída de estrógenos, esto podría explicar la vulnerabilidad en unas más que otras, de enfrentarse a la depresión perinatal o a la depresión postparto.

Factores de riesgo que te sugieren probable depresión postparto

  • Ansiedad en el trascurso del embarazo
  • Bajo apoyo familiar y social
  • Antecedente de depresión
  • Inestable relación de pareja
  • Variables obstétricas
  • Antecedentes de cambios de humor en el sindrome premenstrual
  • Embarazo no planificado
  • Baja autoestima

Cómo detectar una depresión postparto

Generalmente la mujer embarazada puede sufrir cambios que no hagan tan drástico y evidente el cuadro de depresión, pero será con la observación y la evaluación médica que podrás identificar si se trata o no de una depresión postparto.

Las prácticas médicas utilizan medios psicológicos para aclarar el diagnóstico de este tipo de depresión en mujeres vulnerables y con probables síntomas, siendo estos un par de tests de mucha utilidad basados en preguntas de personalidad ante eventualidades que hacen la diferencia y marcan una respuesta definitiva con relación a lo que las afectadas respondan.

Un ejemplo de las preguntas que se utilizan en los test para discernir si hay una depresión ya establecida posterior al parto son las siguientes, con los ítems especificados en cada afirmación:

¿Cómo se ha sentido en los pasados 7 días, tras tener a su bebé?
1. He sido capaz de reírme y ver el lado divertido de las cosas

  • Igual que siempre
  • Menos que antes
  • Mucho menos
  • En lo absoluto

2.- He mirado las cosas con ilusión
3.- Me he culpado innecesariamente cuando algo ha salido mal
4.- Me he sentido nerviosa sin motivos
5.- He sentido miedo sin motivo
6.- Muchas cosas me agobian
7.- Me he sentido infeliz y ya no puedo dormir
8.- Me he sentido triste
9.- He estado tan infeliz que estoy solo llorando
10.- He tenido pensamientos de hacerme daño

Estos son modelos de afirmaciones que presentan los test utilizados en la práctica médica para clasificar la depresión una vez que ha pasado el parto y será de acuerdo con el puntaje, que tu médico tratante confirme o descarte el diagnóstico.

De allí la importancia de tener que visitar al psiquiatra si estás teniendo comportamientos de baja autoestima, depresión o miedo permanente, en lugar de estar feliz porque ahora tienes a tu hijo.

Tratamientos de la depresión postparto

Psicológicos

Con frecuencia, tanto embarazadas como puérperas diagnosticadas con depresión, sobre todo las que dan lactancia rechazan enormemente la posibilidad de iniciar algún medicamento para el cuadro depresivo por estar en duda de si algo malo podría tener el bebé como efecto adverso.

No obstante, van prefiriendo tratamientos psicológicos que involucran terapias psicosociales, o simplemente terapias psicológicas. Este tipo de terapias han manifestado ser una buena opción para disminuir los síntomas de depresión sobre todo en el período de embarazo.

¿Y qué terapias psicológicas me pueden realizar?
– Terapia interpersonal
– Terapia cognitivo conductual

Ambas terpias para mejores resultados, deben realizarse no solo a quienes ya han sido diagnosticadas con depresión perinatal o depresión posparto, sino a mujeres que tienen factores de riesgo para presentar esta enfermedad.

Pese a ello, estas terapias no han manifestado un resultado importante cuando se trata de mejorar el vínculo madre-hijo, siendo en estos casos, la mejor opción, las terapias madre-hijo donde se evidencian interacciones positivas entre los dos miembros.

Farmacológicos

Existen caso más severos en los cuales no es suficiente la terapia psicológica por sí sola, por lo cual, en esos casos es necesario iniciar tratamiento farmacológico. Se trata de depresiones moderadas, graves o recurrentes.

Es importante recordar que el suspender los medicamentos para la depresión, de forma abrupta en el embarazo puede incrementar en gran porcentaje los episodios de recaída, más todavía si se trata de un embarazo no deseado.

Los tratamientos de primera elección en la depresión perinatal, son los medicamentos antidepresivos, considerándose seguros fármacos como Sertralina y Fluoxetina.

Es bien sabido que todos los medicamentos para la depresión, atraviesan la leche materna pero los bebés suelen presentar casi nulos efectos adversos, pues su absorción es en mínimas proporciones. Los antidepresivos recomendados para mujeres que están en el proceso de amamantar son la sertralina, la paroxetina y la fluoxetina, pero siempre ante la vigilancia de su psiquiatra de cabecera, ya que cada caso es particular.

Consejos para superar los síntomas de depresión postparto

Tras tener a tu bebé seguramente puedes empezar a sentirte un poco extraña y es normal que ya en tus brazos tengas a un niño que has llenado de mucho amor desde que lo sabías dentro de tí, pero si estos pensamientos se dirigen a la negación, la tristeza permanente y a sentimientos no agradables para con tu hijo, puedes estar presentando un cuadro de depresión postparto y es allí, donde debes actuar.

Cumple los siguientes consejos que aquí te dejo, como una manera de complementar el tratamiento indicado por tu médico.

1. Siempre ten tiempo para ti

Si piensas que tu hijo te va a mantener en una rutina de trabajo y más trabajo te equivocas, pues a pesar de que ahora eres madre y debes asumirlo, también tienes que dejar tiempo para ti, pues lo que tienes que hacer es disfrutar a tu hijo con buenos momentos y organizar el tiempo para que te queden un par de horas a la semana y hacer alguna actividad que te guste.

2.- Tómate tu tiempo para descansar

Si duermes pocas horas, los síntomas de depresión serán más fáciles de aparecer, por lo que aparte de dormir cuando tu hijo descansa, tomate todo el tiempo que puedas para relajar tu cuerpo y mejorar la calidad del sueño por las noches, a pesar que los primeros días sea imposible. Un poco de paciencia y lo conseguirás ¡si se puede!

3.- Vence al aislamiento

Muchos estudios certifican que mantener comunicación con otras personas del entorno, mejora significativamente el estado de ánimo, pudiendo llegar a cambiar los pensamientos negativos, por sentimientos positivos para el hijo y para toda la familia en general, sobre todo en madres primerizas.

Aunque pienses que sea algo sin importancia, hablar y expresarte con los demás sobre todo con personas de tu confianza, hará que puedas mejorar tu forma de pensar y olvidarte de esos pensamientos negativos que en ocasiones comienzan a inundar tu mente y llenarte de malas conductas hacia tu hijo aunque no te des cuenta.

De todas formas, es indispensable acudir al psiquiatra si estás presentando molestias al estar con tu hijo, cuando en lugar de ello, debes estar feliz llenándolo de mimos y cariños. Él te explicará el diagnóstico y todos los pasos que debes cumplir para superar esta depresión